Informativo Consejo de Salarios

diciembre 2011

El ámbito laboral en estos días está siendo noticia entre otros motivos, por el aumento de la conflictividad, y sobre todo en el sector metalúrgico. Los reclamos de los trabajadores no son escuchado por las empresas que alegan tienen un decreto del Poder Ejecutivo que los ampara y que es norma hasta el presente. Los aumentos se vienen cumpliendo y no hay nada que parezca haga cambiar el panorama mas allá de la solución del propio conflicto por estos días.

Normalmente después que se lauda el clima es de mayor tranquilidad, aunque el mecanismo sea el decreto del Poder Ejecutivo. Las partes acatan lo que se votó en mayoría y lo que queda es redoblar esfuerzos para cuando llegue la próxima ronda de negociación, tener los elementos para acercar posiciones y obtener un acuerdo que por más malo que parezca siempre es mejor que un laudo sin acuerdo. Ahora todo parece estar más complicado en el sector metalúrgico que pidió renegociar un convenio con decreto vigente, a lo que las empresas se opusieron. En estos días el conflicto llega a su fin pero las partes quedan agrietadas, con heridas abiertas lo que no es bueno para una relación laboral sana, madura y perdurable.

Tiempos difíciles

Según el informe mensual del Instituto de Relaciones Laborales de la Universidad Católica la conflictividad sectorial del último mes de setiembre pasado, es decir la calculada considerando solamente los conflictos de rama o de empresa, se multiplicó casi por cuatro en relación al mes anterior, en tanto que la conflictividad global que toma en cuenta los paros generales fue un 60% superior.

El 66% de la conflictividad sectorial se debió a paros en el sector público, los que se registraron en la Administración Central, la educación, la salud y la banca. El resto de la conflictividad se dio en el sector privado siendo la construcción y la metalúrgica los sectores con más jornadas perdidas.

El 66% de la conflictividad del mes fue por reivindicaciones salariales.

Otros dos ámbitos conflictivos en lo privado fueron el transporte de pasajeros y la industria metalúrgica como se mencionó anteriormente. El transporte tanto urbano, suburbano e interdepartamental tenían convenios en plena negociación lo que determinó un paro general de 24 horas y otras movilizaciones parciales en las cooperativas y los interdepartamentales. En el sector metalúrgico no hubo acuerdo en los Consejos de Salarios y se siguió movilizando en pos de volver a negociar, con medidas generales en todo el sector o particulares en empresas puntuales.

En la actividad pública todas las ramas de la enseñanza y COFE intensificaron los reclamos para la Rendición de Cuentas, efectuando paralizaciones de 24 horas. De los conflictos del mes, dos adoptaron la modalidad de ocupaciones y uno fue un paro patronal (el transporte de carga frente a UPM). Algunos de los conflictos que se produjeron en el mes (Transporte y Salud Pública) finalizaron con acuerdo, lo que determina en principio que desaparecerían como factores de conflictividad inmediata futura.

Aumento en las Pasividades

En estos días se ha anunciado el incremento de las pasividades el cual era uno de los temas pendiente por lo que se ha venido trabajando mucho a lo largo de todo este tiempo. Dicho aumento se va a producir a partir de enero próximo y va a estar determinado por el Índice Medio de Salarios el que se situará entre el 13 y el 14%, de forma estimada, lo que va a significar el octavo incremento real de las pasividades desde 2005 a la fecha, como se ha señalado por parte del Poder Ejecutivo.

Se destacó que en ese momento el poder adquisitivo de las pasividades alcanzará el punto más alto desde el año 1985 a la fecha. Se ha informado en estos días también que la canasta de fin de año que perciben, alcanzará este año a 130.000 pasivos, teniendo además un incremento del 20% en el monto, pasando de $ 500 a $ 600. Además, entre otras cosas se ha anunciado que en julio de 2012 la pasividad mínima se situará por encima de los $ 5.000.

Informe sobre el Trabajo en el Mundo 2011

En un análisis publicado en vísperas de la cumbre de los líderes del G20, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) señala que la economía mundial se encuentra al borde de una nueva y más profunda recesión en el empleo, que retrasará aún más la recuperación económica a nivel global y que puede generar más tensión social en un gran número de países.

“Hemos llegado al momento de la verdad. Las posibilidades de evitar una “doble caída” del empleo son limitadas y debemos aprovecharlas”, afirmó Raymond Torres, Director del Instituto Internacional de Estudios Laborales de la OIT, que publicó el informe. El nuevo “Informe sobre el Trabajo en el Mundo 2011: Los mercados al servicio del empleo” sostiene que el estancamiento de la recuperación económica comienza a afectar drásticamente a los mercados laborales. Si se mantienen las tendencias actuales, serán necesarios al menos cinco años para que el empleo regrese a los niveles anteriores a la crisis en las economías avanzadas, un año después de lo previsto en el informe del año pasado.

El informe señala que el mercado laboral ya se encuentra dentro del límite habitual de seis meses que lleva para que una desaceleración económica impacte sobre el empleo, y dice que será necesario crear 80 millones de puestos de trabajo durante los próximos dos años para regresar a las tasas de empleo que existían antes de la crisis. Sin embargo, la reciente desaceleración del crecimiento sugiere que es probable que la economía mundial genere sólo la mitad de ese número de puestos de trabajo.

El informe también presenta un nuevo índice de “tensión social”, que refleja los niveles de descontento social a raíz de la falta de empleos y el enojo de la gente que siente que el peso de la crisis no está siendo distribuido de manera equitativa.

Se señala que en más de 45 de los 119 países analizados, la tensión social está aumentando. Este es el caso principalmente en las economías avanzadas, en particular en Estados Unidos, la región árabe y, en menor medida, Asia. Por el contrario, existe una estabilización o un menor riesgo social en África Subsahariana y América Latina como sucede en Uruguay.

El estudio muestra que cerca de dos terceras partes de las economías avanzadas y la mitad de las economías emergentes y en desarrollo, para las cuales existen datos recientes, están atravesando nuevamente una desaceleración del empleo. Esto se suma a una situación laboral que ya de por sí era precaria, con el desempleo mundial por encima de los 200 millones a nivel mundial, es decir, la cifra más alta jamás registrada.

El informe cita tres razones por las cuales la actual desaceleración económica puede tener un impacto particularmente grave sobre el panorama laboral:

  • primero, en comparación con el comienzo de la crisis, las empresas están en una posición más débil para retener a sus trabajadores;
  • segundo, a medida que aumenta la presión para adoptar medidas de austeridad fiscal, los gobiernos están menos dispuestos a mantener o adoptar nuevos programas de apoyo al empleo y al ingreso;
  • tercero, dado la falta de coordinación política a nivel internacional, los países han quedado en posición de actuar de manera aislada.

Otras conclusiones importantes del informe incluyen:

  • Cerca de 80 millones de nuevos puestos de trabajo serán necesarios durante los próximos dos años para regresar a las tasas de empleo anteriores a la crisis (27 millones en las economías avanzadas; el resto, en países emergentes y en desarrollo).
  • De los 118 países para los cuales existen datos, 69 registraron un aumento en el porcentaje de personas que manifiestan un empeoramiento de su nivel de vida en 2010 comparado con 2006.
  • En la mitad de los 99 países analizados, las personas entrevistadas dijeron que no tenían confianza en sus gobiernos nacionales.
  • En 2010, más de 50 por ciento de los habitantes de los países desarrollados declararon que no estaban satisfechos con la oferta de trabajos decentes (en países como Eslovenia, España, Grecia, Italia y Portugal, más del 70 por ciento de las personas entrevistadas se manifestaron descontentas).
  • Entre 2000 y 2009, 83 por ciento de los países registraron un incremento de la parte de los beneficios corporativos en el PIB. Sin embargo, durante el mismo período, las inversiones productivas se estancaron a nivel mundial.
  • En las economías avanzadas, el crecimiento de los beneficios de las empresas no financieras se tradujo en un incremento importante en el pago de dividendos (de 29 por ciento en 2000 a 36 por ciento en 2009) y de inversiones financieras (de 81,2 por ciento del PIB en 1995 a 132,2 por ciento en 2007). La crisis invirtió levemente esta tendencia, que se recuperó en 2010.

La volatilidad de los precios de los alimentos se duplicó a lo largo del período 2006-2010 en relación con los cinco años anteriores, afectando de esta manera las perspectivas de trabajo decente en los países en desarrollo. Los inversionistas financieros se benefician más de la volatilidad de los precios que los productores de alimentos, en particular los pequeños productores.

El informe llama a que se mantengan y, en algunos casos, se fortalezcan los programas a favor del empleo, y advierte que los esfuerzos por reducir la deuda pública y el déficit con frecuencia se han enfocado de manera desproporcionada en el mercado laboral y las medidas sociales. Por ejemplo, el informe muestra que un aumento del gasto en políticas activas del mercado laboral de sólo 0,5 por ciento del PIB podría incrementar el empleo en entre 0,4 y 0,8 por ciento, dependiendo del país.

También se exhorta a apoyar las inversiones en la economía real, a través de la reforma financiera y de medidas que favorezcan las inversiones y se sostiene que el adagio según el cual la moderación de salarios lleva a la creación de empleos es un mito, e invita a adoptar una estrategia de recuperación integral basada en los ingresos. Esto además ayudaría a estimular las inversiones y al mismo tiempo reduciría las excesivas desigualdades en los ingresos.

Para contrarrestar los efectos de esta crisis internacional que tanto ha perjudicado en la generación de empleo en los últimos tiempo, el directorio ejecutivo del Banco Mundial aprobó un préstamo de US$ 260 millones a Uruguay, para enfrentar ente otras cosas el impacto de la incertidumbre que reina actualmente en el entorno económico internacional y sus posibles efectos en el empleo.

Desde el Poder Ejecutivo se dijo que esta operación fortalece la estrategia preventiva asumida por el gobierno para reducir los efectos negativos de un eventual deterioro en la economía internacional. El proyecto se llama Mecanismo de Opción de Giro Diferido, y es creado especialmente para países que no tienen necesidades emergentes de financiamiento pero pretenden un seguro adicional por una posible crisis económica internacional que los afecte.

Uruguay ya había negociado hace varios meses el acuerdo con el BM, que lo había suscripto provisionalmente a la espera de la aprobación de su directorio.

La directora del Banco Mundial para Argentina, Paraguay y Uruguay, dijo que “este tipo de préstamo de libre e inmediata disponibilidad permite responder rápida y flexiblemente a las necesidades expuestas por el gobierno uruguayo”.

Este préstamo apoya un grupo de reformas en tres áreas claves identificadas por el gobierno uruguayo:

  • primero, el manejo de la gestión del sector público orientada a resultados;
  • segundo, mejora de la competitividad de la economía uruguaya, captando inversiones de calidad y,
  • tercero, mayor inclusión social.

Este proyecto opera como una línea de crédito contingente para el gobierno uruguayo, con fondos disponibles en los próximos tres años que se pueden usar con flexibilidad, según sea necesario, sobre todo para la creación de empleo pensando en la crisis mundial que tanto preocupa a todos los actores sociales.

Solicitar Demo
Indicadores Economicos Calendario de Cursos 2012Trabajar en CADE
Solicitar Demo
Próximos Cursos

Agosto 2014

27 Agosto: Derechos Fundamentales y Derecho del Trabajo
Prof. Dra. Cristina Mangarelli
Más Información


Setiembre 2014

9 Setiembre: Trabajo Rural y Forestal
Dr. Gustavo Gauthier
Más Información

24 Setiembre: Contratos Públicos
Dr. Ruben Flores Dapkevicius
Más Información


Informativo Diario CADE

Subscribase para recibirlo en su email
sin costo por 30 días

Videos Descriptivos de los Productos

Nueva Funcionalidad: Ayudas en Video

Módulos Impositivo, Laboral, Seguridad Social, Consejo de Salarios

Módulo Jurídico

Publicaciones CADE
Consultas CADE

Arrendamientos Urbanos – Reajuste de Alquiler excluido del Decreto Ley No. 14.219.

¿Cómo se realiza el reajuste de alquileres en casos no incluidos en el Decreto-Ley No. 14.219?